Dismorfia Corporal: descubre cuando el cuidado excesivo con la apariencia ¡se convierte en una enfermedad!
16 julio, 2018

Cuida la belleza de tu piel este verano

Aquí tienes un paso-a-paso para que brillar ¡aún más! Sol caliente, playa, mar, piscina. Disfruta de las delicias de esta estación. Pero, no descuides la atención especial que tienes que dar a todo tu cuerpo, y para que tu piel no tenga que preocuparse de las consecuencias.

A continuación, te mostramos unos útiles consejos. ¡Cuida tu piel y goza de unas estupendas vacaciones!

 

Filtro Solar Obligatorio en el Rostro

• Lava la cara por la mañana y aplica un filtro solar para pasar el día (debe tener al menos FPS 15). Por la noche, lava la cara de nuevo y utiliza un hidratante, que puede contener vitamina C, DMAE, aloe vera y ácido hialurónico.

• En la playa, utiliza un filtro solar más fuerte. Como regla general, pieles claras piden FPS 30 y pieles morenas FPS 20.

• Siempre es bueno repetir: no te expongas al sol en los horarios críticos, entre 10 y 16 horas, cuando la radiación UVB es más intensa y puede causar quemaduras.

• No dejes de aplicar el filtro en los otros horarios, en la playa o en la calle, pues incluso los rayos UVA, que inciden todo el día, pueden perjudicar la piel y acelerar el proceso de envejecimiento.

• Es obligatorio protegerse, por lo tanto recurre también a sombreros, gorras y gafas de sol. Los ojos desprotegidos pueden desarrollar cataratas en el futuro.

• Al elegir productos para aplicar en la piel, ten en cuenta que deben respetar las características de la piel. Si la tuya es grasa, opta por una emulsión sin aceite, gel o gel crema. Las pieles secas prefieren las cremas. Y las mezclas, emulsiones.

• En el día a día, aprovecha para usar un filtro solar con un poco de color, para darle a la piel un aspecto bronceado. Este es un recurso muy utilizado, pues como el rostro siempre tiene que ser el más protegido, acaba por obtener un tono más claro que el resto del cuerpo.

• Hombres, jamás olvidéis: ¡la obligatoriedad del uso del filtro solar diariamente vale para vosotros! Y no sólo en la playa, también en la piscina y al practicar deporte. ¡Incluso para el día a día en la oficina!

 

Mantén el cuerpo protegido e hidratado

• En la playa, evita el sol en las horas de pico y aplica protector solar con al menos FPS 30. Las más morenas pueden usar el factor 20. Las más claras, 40 o 50. El filtro necesita ser reaplicado después de cada inmersión o si hay exceso de transpiración. No olvides las orejas, el cuello, los pies y el dorso de las manos. En las áreas de piel más aceitosa, como la espalda, evita filtros muy cremosos, que obstruyen los poros y pueden causar acné.

• Toma mucha agua – es saludable para todo el organismo. En el verano, el calor favorece la pérdida de agua por transpiración y tu cuerpo puede sudar hasta dos litros al día.

• Huye de los baños calientes: el tibio es más sano, ya que reseca menos la piel. Utiliza jabón sólo en las axilas, los genitales, la espalda y los pies.

• Aplica un hidratante ligero después de la playa, pues la piel se vuelve más seca debido a la acción solar.

• Consume alimentos ricos en beta caroteno (los anaranjados, como la papaya, el albaricoque y la zanahoria), que pueden ayudar en el bronceado.

• Evita desodorantes con alto poder antitranspirante, ya que esto puede causar la obstrucción de las glándulas de sudor y consecuente inflamación e infección (proceso llamado de hidradenitis).

 

Una sugerencia para las morenas

Tú probablemente sueles tener menos cuidado con tu piel que las blanquitas. Pero, sabe una cosa: la piel morena se mancha más fácilmente, como consecuencia de pequeños traumas, como picaduras, heridas, cortes. Trata de evitarlos. Si te pica un insecto, intenta no rascarte para no infectar la zona, lo que generalmente causa la mancha. Si esto ocurre, utiliza un filtro solar más fuerte (FPS 50 o 60).

 

Es hora de desacelerar los tratamientos

En el verano, algunas adaptaciones deben ser vigiladas y practicadas por quienes se encuentran con tratamientos en marcha.

• Los exfoliantes quedan prohibidos, pues afinar la piel y exponerla al sol, incluso usando foto-protector, facilita la formación de manchas.

• Los ácidos deben continuar de forma suave y con bajas concentraciones. Detén la aplicación durante el viaje de vacaciones y retome el tratamiento a la vuelta.

• En cuanto a los peelings, sólo deben ser hechos los muy superficiales, con ácido glicólico, que permite concentraciones variadas entre 30% y 70%. En el verano, las concentraciones menores son las indicadas.

• La limpieza de piel es indicada para las más aceitosas, pues el sol y mucho filtro solar tienden a engrosar la capa córnea, que queda obstruida (a veces, el acné cosmético puede surgir por el uso constante del filtro solar en la playa y en la piscina).

 

Cuidados de la depilación

• Si la persona no tiene problemas de pelo obstruído, la cera caliente o fría se puede utilizar en la ingle, las piernas y las axilas, aunque el uso en las axilas no es recomendable, ya que traumatiza la glándula cuando el pelo se arranca y puede causar inflamación (similar al que ocurre con el desodorante con alto poder antitranspirante).

• Para los que tienen foliculitis, la cuchilla es la mejor opción, pues al quitar el pelo hace un peeling muy suave, retirando también las células más superficiales – pero, si la foliculitis es muy severa, es mejor buscar un dermatólogo para usar un secante y, un exfoliante en el área comprometida. Usar la piedra pómex para lijar la piel no es buena, ya que puede provocar irritación.

 

Si te gusta este artículo compártelo en tus redes sociales. ¡Disfruta del verano!

Comparte con tus amigos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.